jueves, 24 de abril de 2008

intimo...


Me pregunto constantemente cuanto amor hay que sentir para morir de amor.

Quiero enamorarme de tu presencia, en el momento justo en el que no estés, para jugar con mi imaginación, con y tu recuerdo y mis ganas de olvidarte que prefieren recordarte.
Para sentarnos los tres a la mesa y pretender que no me estoy haciendo daño, mientras mis más bajos instintos quieren gritar tu nombre, y desgarrarme la garganta.

Luego salir a pasear el miedo que tengo de no volver a verte nunca mas, de olvidarte poco a poco, o quizás aun mas aterrador, de no olvidarte jamás.
Dormirme en la presencia absurda de tu recuerdo al pie del cadalso.

Con el amor más puro que he sentido, con la cosquilla en la panza, con mis ganas de no tener ganas, con mis libros de texto, con mi sueño más erótico, con todas las monedas de mi alcancía, con mi canción favorita, con mi sombrero vueltiado, con mi recuerdo mas ajeno, con todo lo que soy, y me rodea.

1 comentario:

Anónimo dijo...

lo mejor k e leido n sta cmana :-)