lunes, 31 de marzo de 2008


Muerte lenta, si querer morir, sin querer salvarse...intentando no convalecer, suicidando las palabras, que como el papel, también cortan.
Y se desangran mis ganas de hacerte feliz y se retrasa la victoria.
No hay camino ya labrado, ni mapa que conduzca a alguna parte, más los estragos de la ruta escogida en recuerdos y reproches se ha tornado.
Ya no quiero ni mirarte, ni escucharte, ya no encuentras la manera de encontrarte. y estoy aquí, pero estoy ausente, sin saber donde meterme estas Ganas de callarme, de alejarme...
A veces me pregunto como llegamos hasta este punto... ya no se puede partir de ceros, ahora, hay que morir primero!!!
Dios!, dame la sabiduría para matar esto que siento pues me esta dañando!...

1 comentario:

Anónimo dijo...

No mi nena querida nunca podras alejarte, pues aunq las circunstancias nos pongan como rivales tu y yo jamas podremos separarnos, el cordon aun existe mas fuerte que nunca, no te resistas, ya llegara el momento en q solo sea un mal recuerdo.