viernes, 1 de febrero de 2008

CARTA PARA LORENA:

A veces creemos que madurar es algo que sucede con el tiempo…q simplemente pasa conforme pasan los años, que significa ser más responsables y tener las cosas en su lugar….
Hoy entendí que madurar no es mas que la suma de todas aquellas cosas q nos toco vivir; es una montaña rusa que nos estrella de vez en cuando con la vida, para q así podamos apreciar el resto. Aunque a veces esto signifique tener q bajar tanto, que tocamos fondo, y es allí precisamente cuando podemos apreciar la cima y empezar a escalar otra ves, con la intención de algún día llegar, pero ahora con una nueva perspectiva.
El dolor por desgracia tiene la hermosa facultad de mostrarnos las cosas como realmente son, y como dicen: no hay mal que dure cien años, ni cuerpo q lo soporte. Hoy, además de entender tu dolor, siento q lo comparto,
Hoy, quiero abrazarte fuerte con la esperanza de mitigar un poco tu rabia.
Hoy, estoy aquí para ti y quiero hacértelo lo saber.

Amiguita, espero q tu vida este llena de sonrisas, de amores, de amigos. Que los momentos tristes sean escasos, pero que no pacen en vano. Espero que la vida te sonría, así le quieras hacer mala cara…


Con el mayor de los cariños, espero que, así no se pueda sanar tu corazón, por lo mínimo, pueda ponerle una bandita y acompañarte hasta que sane.


EN MENORIA DE CARMELINA TOBIAS VDA DE ANDRADE, MEDALLA AL VALOR POR SUS 8 DIAS DE SECUESTRO.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias... gracias y muchas gracias... ahora mismo saber q no toy sola me fortalece... me ayuda a sonreir mientras mis lagrimas corren x mi mejilla... es complejo, pero sucede... sucede en realidad... yo sé q esa medalla la recibirá mi abue, su corazón sabrá q estuve con ella y q aún toy con ella... fueron solo unas horas las q faltaron pa' poderla tener hoy acá... pero así es la vida y ahora aprendo la lección, ahora miro nuevamente hacia arriba con una nueva perspectiva!

Anónimo dijo...

Hija tienes un don tan enorme para escribir a cada instante, q muy apesar de lo sucedido reconfortas el alma.